Geekli.st la comunidad para Geeks creada por Geeks

Geekli.st proyecto nacido en San Francisco California se ha convertido en una comunidad basada en logros de un gran grupo de excelentes desarrolladores permitiendo la una comunicación directa entre todos los miembros.

El principal objetivo de Geekli.st es mantener la mayor comunidad para Geeks creada por Geeks, este proyecto surgió del trabajo de Reuben Katz (CEO) & Christian Sanz (CTO) con una inversión aproximada de $600k a logrado reunir  a grandes desarrolladores y diseñadores que día a día construyen las herramientas que utilizamos tales como Youtube, Yahoo, PHP, Twitter, Microsoft, Skype, Joyent, Mozilla…

Geekli.st permite compartir cada uno de nuestros logros a los cuales pueden ser valoradas por otros miembros de la comunidad enviando un “H5″, como detalle extra podemos realizar un “ping” a cierto Geek de esta manera podemos agradecer, convertirnos en un fan de su trabajo realizado.

Podemos encontrar a verdaderos Geek del estilo:

Esta comunidad es muy amigable, puedes estar en contacto con todo este gran grupo de Geeks, te recomiendo seguir a la cuenta oficial de twitter @gklst

Multitarea llevada a la vida social

El genial Larry Rosen escribió un artículo este verano sobre la multitarea llevada a la vida social. La primera apreciación que hace es muy interesante “Quizás me llamó la atención la multitarea social porque estaba de viaje y no usaba el iPhone”. Prueba, párate una temporada y empieza a mirar a tu alrededor: ¿cuántas personas ves enviando un mensaje de texto? ¿cuántas personas ves con los cascos puestos? ¿cuántas consultando alguna red social en un dispositivo móvil? ¿Cuántas haciendo una foto con el móvil? Pensando sobre este asunto me acuerdo mucho de mi padre en el primer FIMP cuando llegó a escuchar una charla y al terminar, claramente sorprendido, me preguntó: “hijo ¿qué hacía toda esa gente con los portátiles mientras hablabas?”. Y esta es la cuestión que plantea Rosen ¿el disfrute de una reunión social aumenta o disminuye si se comparte electrónicamente?

La cuestión no es baladí y está directamente relacionada con un tema de protocolo puro y duro. Si estás dando una conferencia y ves que todas las miradas están volcadas en los portátiles tu primera reacción puede ser la de “qué audiencia más maleducada”. Pero si lo que pasa es que tu charla es tan interesante que la audiencia necesita compartir ese disfrute con sus contactos a través de Twitter o Facebook, a lo mejor el efecto es el contrario y te sientes halagado. Por decirlo de forma sencilla, puede que las redes sociales y la multitarea social estén cambiando algunas reglas al respecto de qué es buena educación y qué no. Rosen va más allá y sostiene que no es que las nuevas generaciones hagan varias cosas a la vez, sino que son mejores pasando de una tarea a otra y que además esta habilidad no afecta negativamente a su comprensión del tema “principal”.

Sin embargo mi postura es la de mantener la multitarea al margen de las relaciones sociales. Creo que sería lo correcto, no sé si en el sentido protocolario o en el sentido de eficiencia, de aumentar nuestra capacidad para disfrutar del momento. No me siento cómodo ni cuándo alguien empieza a consultar su Twitter o su e-mail estando conmigo ni cuando lo hago yo porque, para qué negarlo, más de una vez he caído en ese práctica.

Y cuando lo hice ¿fue porque lo que pasaba me resultaba apasionante y tenía una necesidad imperiosa de compartirlo? Pues la mayor parte de las veces fue más bien porque mi aburrimiento era superlativo.

Hay excepciones, comprendo que si estás en un grupo grande de gente y en un momento no te interesa la conversación le eches un ojo al iPhone, como quien ojea una revista que hay en la cafetería. Pero en un encuentro de dos o tres personas, a mí, al menos en el año 2010, aún no me encaja.

A lo mejor atiendo a razones puramente románticas y estoy perdiendo la poca credibilidad que me queda como divulgador informático pero cuando me comunico con una persona lo que necesito es que me preste atención. Sí, ya sé que hay gente que incluso con los ojos abiertos frente a tí puede estar pensando en los goles del Hércules (todos hemos sido estudiantes) pero supongo que sabéis a lo que me refiero.

Twitter, Facebook y el e-mail no dejan de ser canales de comunicación por lo que si alguien los abre cuando estamos teniendo una conversación yo considero que esa persona quiere establecer otra comunicación nueva con un tercero.Y hombre, si yo estoy hablando contigo y entre frase y frase me pongo a hablar con otra persona quizás no te parezca bien, por mucho que sea capaz de mantener el hilo de nuestra conversación original.

Parece que hay una tendencia en algunos sociólogos a sobrevalorar a los nativos digitales (más acertadamente bautizados como náufragos digitales) con las postura de “Qué bien, que son capaces de hacer varias cosas a la vez manteniendo el hilo de todas ellas”. Lo que pienso a veces es  “Miedo me da que se pierda la capacidad de difsrutar de los detalles“. Y los detalles importan, en las relaciones sociales más.

La historia de Linkedin

En CNNMoney.com publican una entrevista a Reid Hoffman, el creador de Linkedin. La entrevista es muy interesante.

Reid de 41 años quería emprender y tras acabar su carrera en Standford, tenía algunas ideas, así que se aproximó a los inversores. Lo primero que le preguntaron fue “¿Tienes experiencia lanzando software?” Ante el no de la respuesta, le dieron un consejo “Sal a fuera y busca un trabajo”.

Tras trabajar en Apple como desarrollador y en Fujitsu como manager de producto, en 1997 creó su primera compañía, Socialnet. De esta experiencia Reid cuenta que aprendió mucho. Era una empresa orientada al dating, pero que quería hacer demasiado: buscar compañeros de piso, gente para jugar al golf, … Consiguió capital de riesgo, pero no funcionó. La lección que aprendió es que no llega con tener una idea, porque esta puede fallar. Ellos pensaban en asociarse con periódicos, pero no funcionó, y después no pudieron escalar. Hay que pensar en como llegar a millones de usuarios.

Tras su época en Socialnet, se une a Peter Thiel y Max Levchin y entra en Paypal como vicepresidente en cargo del desarrollo de negocio. Paypal es un éxito. Después de Paypal, Reid decide reinvertir sus ganancias en un proyecto nuevo, Linkedin. Esto es en el 2003, y Reid sigue un modelo en Linkedin que no todo el mundo puede permitirse. Con su dinero, financia el proyecto, centrándose en crear un producto que llegue a las masas.

No es hasta el 2005 cuando empiezan a crear fuentes para monetizar Linkedin. Comenzaron con anuncios de trabajo, siguieron con las funcionalidades para contactar otros usuarios y expandir tu red de contacto, y por último añadieron los anuncios. Todas estas funcionalidades vinieron a raiz de tener un sitio web con millones de usuarios.

Los comienzos de Linkedin fueron los mismos que cualquier otra empresa. Para empezar, y porque tenían miedo de que el sistema no fuese estable, comenzaron sólo con 113 usuarios, amigos de las 13 personas que estaban en la compañía. Una vez el sistema estaba funcionando, se hicieron la pregunta: “¿Cómo llegamos a un millón de usuarios?”. Fácil, ¿no? :)

Según comentan en la entrevista, Linkedin es una empresa con unas cuentas envidiables y dinero en el banco. El año pasado consiguieron más de 80 millones de dólares en inversiones, y tienen algo más de 300 empleados (aunque también echaron al 10% de su plantilla).

Visto en: brigomp